Academia Malagueña de Ciencias

Vaya al Contenido

Menu Principal:

"La cultura y el conocimiento son elementos y condiciones indispensables para el desarrollo de las naciones y el bienestar de sus ciudadanos. Para avanzar en el bienestar colectivo debemos contar, hoy más que nunca, con la aportación de los intelectuales, de los pensadores; hombres y mujeres comprometidos con su país. Como fuentes y referentes de conocimiento, sí; pero también de valores, de esfuerzo, de serenidad y solidez en nuestro afán de avanzar y mejorar continuamente.
El ámbito intelectual tiene, pues, el honor, la obligación y la responsabilidad de asumir este reto que es también una demanda real del conjunto de la sociedad." Felipe VI a las Academias.
El pasado 15 de febrero, en el curso de su visita a Málaga, S. M. el Rey Felipe VI dedicó unos minutos a los representantes de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo y la Academia Malagueña de Ciencias (Asociadas ambas al Instituto de España, que depende directamente de la Corona).
S. M. departió muy amablemente con María Victoria Atencia y los dos presidentes, conoció nuestra labor y nos animó a seguir trabajando por el Conocimiento, la Ciencia y la Cultura, bases del futuro de un país, y pensando especialmente en las generaciones jóvenes.
Previamente, en su visita al Museo de Málaga, le fue explicado, en detalle y por su directora (Dª María Morente) el papel de la Spciedad Malgueña de iencias, hoy Academia, en el estudio de la Prehistoria de Málaga, en el nacimiento del Museo Arqueológico y en cultivo y difusión de la Ciencia durante más de 140 años.                                                  Fotografía cortesía y propiedad de la Casa de S. M. el Rey
***********************************************************

********************************

**************************************
Actualización del Catálogo de Fondos Bibliográficos de la Academia Malagueña de Ciencias.
La AMC agradece al personal de la Biblioteca General de la Universidad de Málaga la actualización del catálogo de nuestros fondos bibliográficos depositados en la misma, realizada gracias a las gestiones de nuestro Bibliotecario don Luis Linares Girela.
A través de este enlace se pueden consultar el índice actualizado, por autores y títulos de 7000 de las más de 8000 publicaciones que lo componen.
 
 
CONSIDERACIONES
DE LA ACADEMIA MALAGUEÑA DE CIENCIAS


La Academia Malagueña de Ciencias ha mostrado en varias ocasiones su interés en el tema, porque entiende su importancia, y estima también que estos problemas solo se resuelven con una planificación adecuada a largo plazo, que tenga en cuenta los intereses de todos los usuarios, y maximizando el retorno social y económico de un recurso tan escaso como el agua en nuestra zona, así como con una adecuada conservación y mantenimiento de las infraestructuras implantadas en su día para tal fin, sin dejar de contemplar una buena organización de los Servicios Hidráulicos.

Gracias a la diversidad de origen de nuestros académicos, se han constituido, cuando la Academia Malagueña de Ciencias lo ha considerado conveniente en beneficio de nuestros ciudadanos, en equipos multidisciplinares para abordar estas cuestiones de forma rigurosa.




 
 
 

LA REVISTA ANDALUCÍA CIENTÍFICA Y LA ACADEMIA MALAGUEÑA DE CIENCIAS
Luis Linares Girela (Bibliotecario de la Academia Malagueña de Ciencias)
El 15 de enero de 1903 aparecía en Málaga el primer número de la revista Andalucía Científica, publicación que se editó a lo largo de algo más de un año, con periodicidad quincenal, hasta desaparecer el 15 de febrero de 1904 con su número 27. A pesar de su efímera existencia y de la modestia de su formato y sus contenidos, la importancia de Andalucía Científica radica en que trató de ser un medio para divulgar las ideas regeneracionistas en el entramado socio-económico de la Málaga de principios del siglo XX.
Aunque en ningún lugar de la publicación se hace mención al hecho de que la revista fuese órgano de expresión de la entonces denominada Sociedad Malagueña de Ciencias Físicas y Naturales (SMCFN) -transformada años más tarde en la actual Academia Malagueña de Ciencias-, es evidente que lo fue. Tanto su director, el médico Francisco Rivera Valentín, como el resto de sus fundadores (Antonio de Linares Enríquez, Enrique Laza, Balbino Quesada, entre otros), sus redactores y la mayor parte de sus colaboradores fueron miembros de la SMCFN. Igualmente su dirección, redacción y administración estaba radicada en la C/Rodríguez Rubí nº 3, donde dicha Sociedad tuvo su sede durante aquellos años. Andalucía Científica fue, por otra parte, el medio en el que encontraron difusión las actividades de la SMCFN, publicándose en ella informaciones y notas de sus asambleas y reuniones periódicas, artículos y comunicaciones científicas de sus miembros y reproduciendo también la mayor parte de las conferencias que tuvieron lugar en su seno durante el periodo de su existencia. Buena prueba de la estrecha vinculación entre ambas es que su entonces presidente, Antonio de Linares Enríquez, hiciera alusión a Andalucía Científica como “nuestro órgano oficial” y la aludiese como “hija predilecta” en el acto de entrega de los premios del certamen convocado por la misma, celebrado el 7-5-1903. Es preciso indicar que la revista también estuvo abierta a otros colaboradores ocasionales y a instituciones malagueñas como la Sociedad de Higiene, la Cámara Agraria y la Sociedad Económica de Amigos del País, de cuyas actividades ofrecía información. Parece que Andalucía Científica se financiaba sólo por medio de las suscripciones y de algún supuesto apoyo económico de la SMCFN, ya que ni consta el precio de los ejemplares ni éstos incluían publicidad. Los repetidos anuncios reclamando el pago de las cuotas a los suscriptores en los últimos meses de su existencia hacen pensar que las causas de su desaparición debieron ser de carácter económico.      Leer más....

 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal